Elías…La desilusión

el

“En el año de 1858, la legislatura del estado de Illinois – usando un estatuto arcano – envió a Esteban Douglas al Senado nacional en lugar de Abraham Lincoln, a pesar de que éste había ganado el voto popular. Cuando le preguntaron a Lincoln cómo se sentía, respondió que se sentía como el niño que se dio un golpe en el dedo del pie: era muy grande para llorar, y dolía demasiado como para reírse.”

Elías seguramente se sintió así. Despues de leer 1 de Reyes 17 hasta 19, podemos ver en escena a un personaje característico  y único de la Biblia, el gran profeta que derrotó a Baal con sus profetas, paro la lluvia por su palabra hasta una oración, alimentó a una viuda y posteriormente revivió a su hijo. Hasta el capítulo 19 tenemos frente a nosotros a un triunfante profeta del Dios viviente pero…que paso? En cuestión de un instante, en consecuencia de una amenaza de muerte la boca de Elías pronuncia algo que suena a desanimo con una mezcla de desilusión, se sentó debajo de un arbusto con ganas de morirse y dijo: «¡Estoy harto, Señor! —protestó—. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados.»

Quéeeé?….400 profetas  de baal hubieran podido matar a Elías o el mismo Acab y el no temió frente a ellos y, a la amenaza de una mujer huye sin una maleta de confianza en Dios hacia el desierto. ¿dónde estuvo el error en Elías? ¿Dónde quedo su fe? ¿Porqué la desilusión que lo llevo a desear la muerte?… Hoy hay muchos Elías en la iglesia.

Primero, veamos nuestras propias vidas por un momento. A veces, nosotros pensamos que, si estamos viviendo la vida cristiana como debemos de vivirla, nunca sentiremos ninguna desilusión. FALSO. Pensamos que seguir a JESÚS, ser “cristiano” es una forma de evitar los problemas de la vida. FALSO. La VERDAD es que si creemos esto, lo mas probable es que estemos desilusionados  dentro de poco y Dios nunca nos promete una vida fácil y ni es su propósito para nosotros. Vivimos un evangelio tan ligero, cimentado sobre la arena, que a la primer tormenta de problemas somos arrastrados y es grande nuestra ruina que  clamamos: dónde esta el Dios que me prometieron?? y viene la Desilusión.

En definición, la desilusión es la impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. En la actualidad muchas personas en el mundo viven desilusionadas. Muchas de ellas llegan al punto como Elías de desear la muerte. Muchos lo logran. Desilusión en el trabajo, desilusión en la escuela, desilusión en el amor, desilusión en la familia…hasta desilusión en la Iglesia. Personas que se vienen abajo porque no recibieron lo que esperaron acerca de alguien o algo. Regresemos a la historia de Elías.

En 1 Reyes 19:7 en adelante se narra algo notable que hizo Elías. Después de descansar, caminó hacia  Horeb, el monte de Dios. Quiere decir que Elías en su agonía acudió a quien debía acudir, a los brazos de Papá. Nota el amor de Dios. Despues de una jornada larga y cansada en la vida de Elías y despues de haber deseado la muerte, Dios Padre suple su necesidad de descanso y provision de comida y le fortalece para hacerlo llegar hacia El. Cuando llega al monte, Elías expone su queja y muestra su desaliento y Dios se manifiesta! Aquí esta el meollo del asunto- Dios se manifiesta– no se manifesto de cualquier forma, sino en un silbo apacible y delicado. Elías estaba acostumbrado al Dios de poder espectacular pero Dios le queria dar una lección.

En el caso de Elías,  él creía que, en base a la clara victoria de Jehová sobre Baal, todo iba a estar bien. Seguramente creía que Jezabel se encontraría como un perro sin dientes, incapaz de morder. Deseguro creía que tambíen caería fuego del cielo y la consumiría, que el avivamiento se desenlazaría, y todo estaría resuelto.Para su sorpresa, no fue así. Jezabel, con mucha astucia, trató de asustar a Elías para que éste huyera y dejara la naciente restauración de la fe en Israel sin líder – y su plan funcionó. Elías se asustó y huyó al desierto.  En nuestra vida a veces juzgamos la calidad de nuestra relación con Dios de acuerdo con las mejoras palpables en nuestra vida. Si podemos decir que tenemos más dinero, más salud, una mejor vida familiar o mejor salud emocional, creemos que sí estamos en buena relación con Dios. En cambio, cuando pasamos por apuros económicos, malos tratos en la escuela o en la iglesia, cuando tenemos una crisis de salud o cuando aquellos complejos de nuestra niñez vuelven a levantar la cabeza, creemos que Dios ya no nos ama, que no se preocupa por nosotros, o incluso que no existe y ahí entra la desilusión de nuevo. Entramos en una cueva como Elías y esperamos ver al Dios de poder espectacular para nuestro rescate cuando Él se manifiesta a nosotros en lo mas cotidiano de la vida: un silbo apacible y delicado. Esperamos y queremos verlo en un poderoso viento que quiebra las peñas y ahí no esta, esperamos verlo en un terremoto que sacuda nuestro mundo y ahí no esta, esperamos verlo en un fuego que cae del cielo y ahí tampoco esta. Queremos ver que actué en la manera que nosotros esperamos y olvidamos que El es Dios y que El espera a que nosotros actuemos como el quiere. Y muchas veces no lo hacemos.

Elías si obedece. Después de manifestarse Dios a Elías en el silbo apacible y escuchar su queja, Dios le da instrucciones concretas acerca de lo porvenir y la promesa de un sucesor. El verso 19 muestra a Elías confiando plenamente en Dios y partiendo de la cueva para seguir con la nueva misión.  Elías por fin vuelve a Escena. El Salmo 43:5 dice:¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, porque aún he de alabarlo, ¡salvación mía y Dios mío! Esa debe ser nuestra actitud. Rendirnos por completo a la voluntad de Dios como lo hizo Elías. Romanos 8:28 dice: Y Sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Cuando la desilusión llegue a tu vida camina hacia Horeb, al lugar donde esta Dios, cerrada tu puerta y en lo privado escucha el silbo apacible y delicado, la voz del Maestro hablando a tu vida. Luego Obedece y sal de la cueva para continuar con tu misión única que te ha encomendado el Señor.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. meno dice:

    heeee mauri no has suvido las platica aaaa andale que me las estoy perdiendo asi para las subves arres bueno te quiero yyyy aaa me la estoy pasando super despues te ensenio todas las fotos

  2. Mauri dice:

    Reblogged this on mauri! and commented:

    De vez en cuando es bueno leerlo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s