Buenas Obras…Lunes 30 de Enero, Ontheredbox!

el

“La más infame y perniciosa herejía que ha plagado la mente del hombre es que de alguna manera pueden ser lo suficientemente buenos como para merecer vivir para siempre con un Dios Santo.” Martin Lutero

El día de ayer estábamos en la calle Velarde, y fue uno de esos Lunes que podríamos considerar buenos. Hubo una buena audiencia y muchas oportunidades de compartir el Evangelio entre los que pasaban. Sin embargo, ayer me di cuenta que realmente tenemos que enfatizar lo peligroso que es confiar en una religión, en una justificación por buenas obras. En repetidas ocasiones me encontré con la respuesta que para llegar al cielo uno tiene que hacer cosas buenas y portarse bien. Los pecadores piensan que sus buenas obras son aceptadas o los hace aceptos delante de Dios, Isaías 64:6 dice: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapos de inmundicia (trapos sucios);” Imagina, si Dios ve así nuestras “buenas Obras” entonces como ha de detestar nuestro pecado. Tenemos que cerciorarnos de que el Espíritu Santo convenza a los hombres de pecado. Para convencer a un pecador de que la Auto-Justificación por obras es una ofensa a Dios tenemos que aplicar la ley moral de la conciencia (Ve Marcos 10:17–19; Rom. 2:21–24; 3:19,20; 7:7,13; Gal. 3:24; 1 Tim. 1:8–10. También Lucas 16:15).

Este pensamiento de auto justificación es común cuando predicamos, porque la humanidad esta acostumbrada a compararse entre ellos mismos y a medirse con reglas humanas, siempre dirán: “yo soy bueno, yo no mato como los sicarios, yo no robo bancos ni extorsiono a la gente ni…etc, etc, etc” Tenemos que afrontarlos con la Regla que Dios mide a los hombres: la ley.

“Obviamente, la ley se aplica a quienes fue entregada (a los hombres), porque su propósito es evitar que la gente tenga excusas y demostrar que todo el mundo es culpable delante de Dios. Pues nadie llegará jamás a ser justo ante Dios por hacer lo que la ley manda. La Ley sencillamente nos muestra lo pecadores que somos” Romanos 3:19-20

Y como siempre, después que cada persona se da cuenta de su incapacidad de salvarse a si mismo, entonces pregunta: ¿Qué puedo hacer para ser salvo? Y ahí es cuando El Salvador aparece, cuando la Buena Noticia (evangelio) alumbra a todo ser viviente: “Por gracia sois salvos, por medio de la Fe y esto no de vosotros pues es un don de Dios”. Entonces las personas son declaradas justas a los ojos de Dios cuando CREEN que Jesús sacrificó su vida al derramar su sangre. Ese creer implica amar, ser agradecido, y buscar agradar a Dios no ofendiendole más, así somos declarados justos por medio de la fe y no por obedecer la ley. De hecho, sólo cuando tenemos fe cumplimos verdaderamente la ley (Amar a Dios con todo lo que eres y amar a tu prójimo como a ti mismo es el resumen de toooda la ley).

Sigue predicando!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s