La Fe sin obras es Muerta.

Fe sin obras es muerta

“Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.” Santiago 2:18

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” Mateo 5:16

Sinceramente, no sé en que punto estuviera la humanidad si Cristo no hubiera venido. Sus enseñanzas centradas en el amor y las iniciativas extra-ordinarias que manda, han revolucionado las sociedades donde se predican. Es notable las personas que abrazan a Cristo, sus vidas transformadas por la Gracia y el Amor del Padre trascienden para el bien de nosotros mismos y “para alabanza de la gloria de su gracia”. ¿Amar a nuestros enemigos? ¿Dar sin esperar recibir nada a cambio? ¿Que pague el inocente por los culpables?…Cosas como estas son las que han salado la tierra para mantenerla viva, son la luz que ha guiado a la humanidad a permanecer en Amor y Esperanza, pues, nada de estas cosas tendrían sentido si el que las manda no permaneciera en ellas, gracias a Dios que Jesús ha permanecido en ellas pues siendo sus enemigos nos ha amado; dando todo por nosotros muchos de nosotros no queremos darle un poco y lo más sublime: Haber aceptado el castigo por nuestros pecados dejándonos libres de la condenación eterna.

Y ahora ¿cómo se supone que debamos responder? El resultado de creer en su inmenso Amor por nosotros debiera resultar en un inmenso amor por El, pero…como podemos nosotros satisfacerle? Sin duda, conociéndole mejor, averiguar qué es lo que Él espera de nosotros cuando creemos en El. La ley dada por Moisés consistía en muchísimos mandatos para mantenerte en paz con Dios, sin embargo, cuando Jesús llegó, la Gracia y la Verdad nos fue revelada y toda esa bola de mandatos quedo resumido en dos cosas: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”(Mateo 22:37-45). 

Así es, sólo 2 y después dice que son “semejantes”. ¿Porqué son semejantes? ¿Son igual de importantes Dios y los “prójimos”? Claro que no! Dios es muchísimo más importante. Sin embargo se asemejan en esto: Los dos tienen que ver con AMAR! Dios, dice Juan (1 Juan 4:8), es Amor y luego Dios nos ama, entonces nos pide que le amemos y la obvia forma de saber si le amamos es amando a los demás, pues Jesús mismo dice: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”(Juan 14:15) Cuáles mandamientos? Aquellos dos (y para desglosarlos te recomiendo que memorices el “Sermón del Monte” en Mt. 5, 6 y 7).

Bien, si has decidido creer en Jesús y seguirle, Santiago te dice: “Muestra tu Fe por tus obras”. Demuestra que amas a Dios teniendo una relación con El y demuestra también que esa relación te lleva a amar a los que te rodean, pues al cabo, la Ley y los Profetas en eso se resumen.  No olvides dar click en la imagen para descargar el wallpaper!

 “A lot of  Thanks for the beautiful photo of Dominic Kamp, God bless you Bro!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s