El camino angosto. Wallpaper.

camino angosto

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:13,14

Cada vez que leo este pasaje me dan escalofríos…a decir verdad la palabra que hace eco en mi mente de continuo es que dice: POCOS! En este punto del “Sermón del Monte”, Jesús esta cerrando su mensaje con contrastes claros de lo que es ser un “discípulo” y lo que no. Si te fijas bien, después de la comparación de los caminos le siguen el de los arboles (“por sus frutos los conoceréis…”), el de los falsos discípulos (“apartaos de mi hacedores de maldad, nunca os conocí…”) y los dos cimientos (“cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena…”) y cuando terminó de hablar las personas quedaron admiradas porque les hablaba con AUTORIDAD. Esto es interesante porque no dice que hablaba lleno de gracia, ni de elocuencia, ni lleno de sabiduría, sino de autoridad.

El llamado de Jesús es desde el principio el abandono del “yo”, un quebrantamiento que  desde el principio se tiene que entrar por una puerta estrecha, donde el orgullo no puede pasar  y eso, solo el Espíritu Santo lo puede lograr. Este camino empieza así desde el principio porque exige una renuncia al mundo y sus deseos, a la carne y sus deseos y si un hombre no esta dispuesto a abandonar el camino espacioso de la comodidad y los placeres donde el pecado reina, jamas podrá poner un pie en el angosto, pues no podrá siquiera atravesar el umbral de la puerta estrecha (Mateo 16:24). Para Jesús fue importantísimo aclarar que la vida del cristiano no es fácil, ni cómoda, pues la idea de estrecho y angosto nos hablan de que no cualquiera quisiera pasar por ahí y quizás sea esa la razón por la que pocos la hallan. Sin embargo, la promesa de Jesús al transitar ese camino es incomparable, pues dice Él que lleva a la vida, entonces cualquier otro camino que no sea éste nos llevará a la muerte. El libro de Hebreos nos da un buen tip para transitar por el camino angosto y mantenernos en el:

“Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador  de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” (Hebreos 12:1-3)

¿En quién están puestos tus ojos?  ¿Qué cosas ves en Internet? ¿Qué tipo de música escuchas? ¿Cómo es tu relación con tus padres? ¿Quién eres en tu escuela? ¿Quién eres en lo secreto? Estas preguntas tal vez te ayuden a saber si andas por el buen camino, el angosto, te lo recomiendo pues en él está Jesús ayudando a pasar a cada uno de los que transitan en él. Sé de los POCOS que lo hallan, al final de cuentas, Jesús mismo es ese camino. (Juan 14:6)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s