“Gracia: Cuando en la cruz se abrazaron la Justicia y el Amor”

wpx44

Gracia, Sublime Gracia!

El cristianismo no puede comenzar a hablar a las personas en la cruz, tiene antes que mostrar a los hombres por qué fue necesaria la cruz. La historia comienza desde el Génesis, con la pareja en el Edén, el día en que decidieron retar a Su Creador desobedeciendo su orden. El pago por ese crimen era la muerte, sin embargo la pareja no murió, al menos no al instante como lo demandaba la Justicia, aquel día comenzó a obrar la misericordia en forma de Gracia, pues unos animales pusieron sus vidas para calmar la ira de Dios y poder usar sus pieles para cubrir la vergüenza y desnudez de Adan y Eva. Desde ese día la humanidad entera ha desobedecido a su Creador y una y otra vez se ha rebelado contra Él y la muerte día a día cobra la sentencia por el pecado y los hombres han muerto.

Nadie en la tierra se podría jactar de desconocer este asunto pues cada uno de nosotros lleva dentro de si la ley de nuestras conciencias, la cual nos dice qué le agrada a Dios y qué no, qué es bueno y qué es malo. Lamentablemente cada hombre en cualquier lugar ha decidido callar esa voz y cometer toda clase de ofensas contra Dios, cada uno de nosotros a su conveniencia, ha mentido, robado, sido infiel, codiciado, desobedecido, etc…y merecemos morir. Morir es el pago justo por nuestra insolencia.

Pero hoy en día ya no nos vestimos con pieles de animales dadas por Dios, hemos aprendido a tapar bien nuestra desnudez y nos hemos hecho nuestros propios atuendos; el sombrero de la ciencia y la tecnología, las playeras de la medicina, los pantalones de la moda y la vanidad y claro, nuestros zapatos de la “educación” con los que según hemos caminado hacia el  progreso. Sin embargo, seguimos muriendo y morimos condenados a vergüenza y oscuridad perpetua. Ni uno de nuestros grandes ha sido capaz de vencer a la muerte ni pagar la multa por ella. Todos damos el salto a la otra vida y nunca volvemos, siempre nos vamos y los que llegan vienen para un día también irse . Aquí es dónde entra la Cruz.

La Cruz por si sola nada puede hacer, el valor de ella es por quién esta sobre ella. La humanidad había pecado, por lo tanto ella tenía que pagar; Dios desde el cielo no podía justificar a ni un ser humano pues no había ni uno solo que pudiera llamarse justo, es ahí cuando Dios tomo la decisión de formar parte de la humanidad y dejando Su Lugar se despojo a si mismo y se hizo como uno de nosotros para poder cumplir la Ley que nosotros no podemos. Ese Dios hecho hombre es Jesús y mediante su obediencia puede (pudo) ofrecerse a si mismo como sacrificio para derramar su Sangre (Pura, limpia y sin pecado) para pagar la deuda por nuestro crimen. Y no siendo poco y de una manera majestuosa, después de habernos justificado con Dios por su sangre, también vence a la muerte resucitando al tercer día para mostrarnos su Gloria y poder y dar Testimonio de que el es Dios y tiene poder sobre la vida y la muerte. Habiendo hecho estas cosas, ahora, gratuitamente ofrece perdón de pecados y promete vida eterna a todos los que vengan a El y le sigan.

Por todo esto fue la cruz. Necesitábamos un lugar dónde Dios pudiera verter la sangre de su Hijo para poder limpiarnos de toda maldad. Si no has creído, por favor, Cree, busca a Jesús y siguelo, abandona el pecado y no seas parte de esta humanidad rebelde a la cual solo le espera condenación y horror eterno. Dios nos amó tanto que aún siendo cómo somos Jesús estuvo dispuesto a morir para salvarnos. Justicia y Amor satisfechos.

 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron (…) Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia.  Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.” -Romanos 5: 12-19

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s