Sigue Adelante

febre14

“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta…” (Filipenses 3:13,14)

Mi esposa y yo estamos de camino a continuar con las aventuras que nos ha puesto el Señor por delante, y cada vez que me pongo a pensar en todo lo que pudiera venir o todo lo que pudiera faltar, siempre me hago la misma pregunta ¿Seremos Capaces de hacer esto?

Quiero escribir unas cosas para ti que lees esto, creo que todos nosotros en el camino alguna vez nos detenemos y nos hacemos la misma pregunta, y la verdad, no tiene nada de malo. Como seres humanos, es común que continuamente voltees a ver tus virtudes y defectos y te juzgues y te juzgues mal y muchas veces en comparación con otros y al final llegues a la conclusión de tu incapacidad para hacer ciertas cosas y más cuando se trata de intentar hacer la Voluntad de Dios. Si lo haz hecho, te felicito, vas por buen camino para llegar a una gran verdad. Cuando escuchas las historias de los grandes hombres en la historia, sus logros, sus conquistas, sus grandes descubrimientos, etc , etc., muchas veces ignoramos el largo camino y el fuerte proceso que todos estos grandes hombres tuvieron, y la verdad ¿A quién le anima escuchar los años de silencio, las bancarrotas, los divorcios, los fracasos y las derrotas que solo demuestran lo incapaces que somos? o  ¿a quién le gusta contar de ellos con gran alegría?

La verdad es que todos esos capítulos no tienen sentido ni animan a nadie a no ser que hayan sido los bloques que construyeran sus grandes vidas. Ahora, sin embargo, cuando uno camina con Dios estas historias son muy diferentes, y lo digo en términos generales en cuanto al “antes”, “ahora” y “futuro después”. Y es que para los cristianos el clímax de estas historias regularmente se connotan en algunas frases como las siguientes:”…pero, no fue sino hasta que Cristo entró en mi vida”, “y entonces,  Cristo me encontró.” , “…ya no pude y caí de rodillas y me rendí a Cristo totalmente”. La vida del Cristiano tiene un antes y después de Cristo, y lo mejor es el después y me refiero también al después de que uno muere. Nosotros a diferencia de los demás tenemos unas promesas asombrosas de una Esperanza Gloriosa reservada allá en los Cielos. Jesucristo continuamente habla de ella en los evangelios y me temo que lo hacía con una cara de gran alegría queriendo animar a sus discípulos para que nunca desmayaran.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.” – Jesucristo ( Evangelio de Juan cap. 14 vs. 2)

No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye.” – Jesucristo (Evangelio de Lucas cap. 12 vs. 31-33)

Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.” – Plática de Jesús con el hombre crucificado a su lado. (Evangelios de Lucas cap. 23. vs.42-44)

Estos son solo tres pasajes que nos hablan acerca de la gran promesa de la vida eterna y son convincentes, pues Jesús no miente, es Dios. Ahora, volviendo a nuestra pregunta ¿seremos capaces de llegar ahí? Pues volviendo al razonamiento anterior, humanamente uno mismo tiene que descubrir y darse cuenta que se es incapaz. Si, asi es. Somos incapaces de llegar, en nuestras propias fuerzas no podemos y la razón es que estamos vestidos de este saco de polvo llamado “carne” que continuamente nos demanda ciertas cosas que van en contra de lo que el Espíritu quiere, de lo que Dios quiere. Entonces aquí yace la gran verdad que todos necesitamos: D E P E N D E M O S   de    D I O S.

Recuerdas los tres pasajes allá arriba, las promesas de que estemos con él por la eternidad nunca las hicimos nosotros, las hizo ÉL y Él solo las puede cumplir y las cumplirá a quienes se las ha prometido. Te lo tengo que decir: No todos gozarán de estas promesas. Hay personas que han rechazado a Jesús y eso también significa que no le han creído. A todas estas personas que ya murieron en esta condición quizás se les cumplan “otras” promesas que conllevan otras consecuencias no muy buenas, pero eso ya lo hemos escrito en otros posts.

Nuevamente, volviendo a nuestro tema ¿seremos capaces? Lo seremos si depositamos toda nuestra confianza en Aquel que es el único que puede hacerlo en nosotros. Mi esposa y yo lo sabemos, somos inútiles, a lo mucho lo unico que pudieramos jactarnos es que le hemos creído, pero si conocieras nuestras vidas, si vieras cada uno de mis defectos y las cosas que he hecho en el pasado…uuufff, estoy reprobado, incapaz, inútil, pero ahora, por la Gracia de Dios somos lo que somos y con su misericordia seremos lo que Él ha prometido y por eso, seguimos adelante.

Te animo, sigue adelante, no dejes de creer, nunca nadie dijo que sería fácil pero lo que si es que valdría la pena. Continuamente vuelve y vuelve a poner y poner tu mirada en Jesús, él es el autor de todo esto y cada cosa que pasa en nuestras vidas él las planeó así para nuestro buen desarrollo (y te lo dice alguién que ha pasado tales cosas) y sobre todo, lucha, lucha contra tu carne, lucha contra la corriente del mundo, lucha contra el enemigo, mantente a la ofensiva, predica el evangelio, lee tu Biblia, ora en secreto, rodéate de personas que luchen también y no se conforman, al final, esto es lo que hacen las grandes historias de las pequeñas personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s