Una historia de Gracia

“Dios es el mejor autor de historias, basta con ver la nuestra”

Leonides – Parte 1

Me parece que era el 2014, traía mi mochila a tope y me subí a un tsuru ya con 5 personas a parte del chófer para dirigirme a la región mixteca para ver a los hermanos. En estos viajes suele pasar que terminas platicando con quien te toque a lado y en esta ocasión resulto ser un maestro de una escuela rural en una población que yo no conocía. Como de costumbre, mi apariencia no les parece acorde a los lugareños y siempre termino confesando quien soy y a que me dedico. Regularmente dicen “ah” y luego un silencio largo, muy largo y que puede continuar si no hago la siguiente pregunta o aprovecho para evangelizar (lo cual, en ocasiones termina siendo lo ultimo que escuchan de mi). Pero este maestro no quitaba su cara de asombro y comenzó a platicarme que el pueblo en el que el enseñaba necesitaban que fuera yo. Si así me dijo, de hecho me rogó bastante que fuera para que les hablara porque según él me contaba, las personas ahí eran muy malas.

Mientras el hablaba pude notar que el también era algo raro, comencé a sospechar que el tenia cierta delicadeza y gestos afeminados y en ese momento pensé que no iría pues no me daba confianza y realmente no sabia ni donde estaba ese pueblo. Así que no fui, no fui y nos despedimos ese día y me quede con sus datos prometiendole que después, si Dios me permitia, haría lo posible por ir.

Posteriormente me lo tope un par de veces en los caminos y supe más de él, tal como confirmar mis sospechas, pero cosa rara, me seguía rogando que fuera a hablar ñe Tu´un nDioxi con el pueblo, y cada vez le decía lo mismo: si Dios me lo permite, iré.

Otra vez, No fui.

Este maestro pasado el tiempo era para mi como el varón Macedonio que le apareció a Pablo en visión y le rogaba “pasa a nosotros y ayúdanos“. Solo que a mi se me aparecia después más seguido por todos lados, jajaj, era muy chistoso hasta que un día, como en 2016, ya casado, le dije a Xitlali, vamos a su pueblo y aprovechemos que viene tal equipo y predicamos. Y Asi sucedio! fue un día muy asombroso y hubo una buena recepción tanto que 4 personas después se bautizaron y el maestro abrió su corazón y fue quebrantado. Comenzamos a tener relación con el maestro y el nos cedió unas horas a la semana con los niños para contarles historias Bíblicas y jugar con ellos.

Fue un tiempo muy bonito.

Erika – Parte 2

Un día el maestro Leonidas nos invitó a participar en una comidita para un niño que se graduaba de la primaria, y pues fuimos para animar al niño a seguir adelante con sus estudios aunque si lo quisiera, tendria ahora que caminar bastantes kilometros pues en su pueblo no hay secundaria. Estando ahí conocimos a otros maestros de la región.

Cuando se acabo la comida y la gente comenzó a retirarse, termine en una mesa platicando con Leonidas y su amigo junto con otro maestro quien era director de un Telebachillerato cerca. Aproveche pues, para hablarles la Tu´un nDioxi y se puso buena aquella conversación. Tanto que al final aquel director nos dio una invitación para la ceremonia de graduación de su escuela, quería que lo acompañáramos.

Pues fuimos.

nDioxi xini.

Al llegar, pues el lugar lleno de familiares de los estudiantes, maestros, el sindico y la autoridades del Pueblo. Nosotros solo con nuestra invitación en mano sin conocer a nadie y ni saber nada. Nos acercamos a saludar al director y al vernos se asombró de que sí hubiéramos ido y fue tanto su asombro que nos puso en la mesa del Presídium (termino mal aplicado pero que le da a esa mesa cierta connotación de poder y honor para todos los que participan). En pocas palabras es la mesa a donde pasan los alumnos a darle la mano a todos y agarrar esa hoja enrollada y posar para la foto. No sé que hacia yo ahí pero ahí estaba por la voluntad de Dios. Ya después supe el propósito.

Entre los diplomas que tenia en mis manos me toco darle el suyo a la alumna con mas alto promedio y para ponerme al nivel de las dianas con fanfarreas pues le di unas palabras y un pequeño detalle improvisado. No hay fotos, lo bueno.

Esa alumna de buen promedio se llama Erika.

Al salir de la ceremonia y de la comunidad, íbamos manejando por la carretera y vimos a Erika caminando sola hacia su pueblo que esta a 30 min. Le dimos raite. En la platica de camino la felicitamos y aprovechamos para hablarle un poco de lo que nosotros hacíamos y la invitamos a un estudio Bíblico en una casa cerca de la suya y accedió ir.

Ella vivía en el pueblo de Tepehuaje.

.

.

.

**** Ver la siguiente entrada para seguir la historia****

++Creditos de imagen destacada: Hecha por Iris Grace cuando tenia 3 años, ella es una pequeña con autismo que pinta genial, ve y checa su historia aqui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s