No hay elección; obedecer solamente.

“No lo aplazes, no hagas más que obedecer su orden. Cuando sabes lo que manda, no dudes,ni hagas preguntas, o trates de evitarlo, solo hazlo: hazlo de inmediato, hazlo con alegría, hazlo con el corazón, hazlo en su totalidad. No es cosa pequeña que, como nuestro Señor nos ha comprado con el precio de su propia…